¿Qué mejor fecha que el 8 de marzo para dar valor a las grandes figuras femeninas en la gastronomía? Actualmente, los chefs más mediáticos y reconocidos son hombres, pero por supuesto hay mujeres muy importantes en nuestra historia que han sido y son un referente entre los fogones y en las salas de los mejores restaurantes y hoteles.

La visibilidad del trabajo y de las mujeres es uno de los derechos fundamentales que se reclaman el 8 de marzo, y nosotros hemos decidido combinarlo con una dosis de historia y muy buen gusto en la cocina. ¡Vamos allá!

Eugénie Brazier, guía de las mujeres en la cocina

Eugénie Brazier es una referencia obligatoria, ya que fue la primera chef en obtener tres estrellas Michelín y la que más ha conseguido a la vez, alcanzando las 6. Tuvo un origen humilde, y tras quedar muy joven huérfana de madre, se vio obligada a trabajar en un entorno vinculado a la ganadería y la agricultura, donde comienza a aprender sobre la cocina de La Bresse, la región donde nació.

Eugénie vivió en una época donde, sorprendentemente, era habitual que las mujeres dirigiesen restaurantes (eran apodadas como «las madres»), lo que le abrió las puertas a dedicarse a su pasión y a comenzar a investigar, mejorar y experimentar entre fogones.

Llegó a abrir dos restaurantes, ambos señalados en la guía Michelín, y se convirtió en un símbolo de la gastronomía de Lyon. La definían como resolutiva, exigente con sus proveedores y con un gran afán de superación.

Julia Child

Julia Child se convirtió en una show-woman gracias a sus programas de televisión, con los que consiguió generar un gran interés por la cocina entre los telespectadores de Estados Unidos y revolucionar a la par el mundo gestronómico y de la comunicación.

Sus orígenes no presagiaban cómo sería su carrera, ya que, además de licenciarse en historia, estudió publicidad y después perteneció a la división de Inteligencia Secreta de EEUU. Allí conoció a su marido, quien le enseño todas las maravillas de la buena comida. Juntos se mudaron a Francia, donde ella comenzó a probar la cocina de autor y más elaborada. En una ocasión comentó que recordaba su primera comida en Ruan como «la apertura de su alma y espíritu».

Muy pronto la afición fue a más, estudió cocina en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu y se unió al proyecto de dos compañeras para escribir un libro de comida francesa para el público americano llamado El arte de la comida francesa. Gracias a este libro tuvo su primera aparición en televisión, y su imagen y carisma tuvieron tanto éxito que le llevaron a protagonizar sus propios programas durante, prácticamente, el resto de su vida. Su historia fue tan interesante y sonada que hicieron una película sobre ella. Aquí el tráiler:

Duangporn Songvisava

Aunque Duangporn (Bo) Songvisava creció entre fogones ayudando a sus padres con su negocio, nunca imaginó la repercusión que tendría su comida en el mundo. Tras formarse y trabajar en algunos restaurantes de cocina asiática y tailandesa, conoció a su marido y juntos decidieron darle forma a su exitoso restaurante, Bo.lan, considerado uno de los mejores de Tailandia. Ella, a su vez, fue reconocida como la mejor chef femenina de Asia, galardón conseguido gracias a su cocina tradicional e innovadora al mismo tiempo y por formar parte del movimiento «slow food», relacionado con la cocina sostenible y responsable.

Andrea Dopico

Nos vamos a la vertiente más dulce de la gastronomía para hablar de Andrea Dopico. Estudió repostería en el Pacific Institute of Culinary Arts de Vancouver, Canadá, y, aunque en principio no estaba interesada en la gastronomía, muy pronto descubrió cuánto le apasionaba aprendiendo en cada uno de los restaurantes donde trabajó, como Alto, Club Allard, Moments y ABaC.

Su influencia es tan relevante que la revista Forbes la mencionó en el listado de las 30 personas menores de 30 años con mayor proyección en Europa, y no se equivocaban, porque su carrera no para de crecer. Competiciones a nivel internacional, programas de cocina, colaboraciones con las mejores cocinas… no hay nada que no puedan hacer mujeres como ella.

Manuela Romeralo

Sin un buen maridaje, gran parte de los platos que salen de cocina estarían inacabados. Manuela Romeralo sabe bien lo que es eso, ya que se trata de un referente a nivel nacional e internacional en sumillería. Esta toledana no solo tiene entrenados el olfato y paladar para los vinos, sino que también cata puros habanos, quesos, aguas, cervezas, cafés y champagnes.

Su entrega en su profesión y su afán de mejora la han llevado a conseguir una Estrella Michelin, diferentes premios a la mejor sumiller en 2008 y 2010 y un premio de habanosommelier en 2006. Además de ofrecer su especial visión en sumillería, también ha participado en la dirección de restaurantes, como El Poblet, Vuelve Carolina y Mercatbar.

Nadia Santini

A Nadia Santini le corre la buena gastronomía por las venas, ya que en su familia ha habido siempre una larga tradición de amor por la cocina. En 1996, ya a cargo del restaurante familiar Dal Pescatore, recibió tres Estrellas Michelín, convirtiéndose en la primera mujer italiana en conseguirlo y ostentando, aún hoy en día, ese honor.

Esta premiada cocinera comparte con nuestro chef, además de los orígenes, un amor por la fusión en su cocina, utilizando técnicas e ingredientes tradicionales y vanguardistas. Esto hace que acudir a su restaurante sea una verdadera experiencia y suponga dejar atrás el mundo para entregarse a los sentidos.

¿Qué os han parecido las vidas y trayectorias de estas mujeres? ¿Conocéis a alguna más que haya revolucionado el mundo de las gastronomía?